Cómo purgar los radiadores

Con la llegada del invierno purgar los radiadores se hace necesario para lograr poner a punto el sistema de calefacción en casa y ahorrar energía en el uso del mismo; teniendo como resultado una mejor calidad de vida y ahorro en las facturas.
Podemos purgar los radiadores en casa, sin la necesidad de contratar un servicio especializado para ello, aquí les hablaremos sobre los pasos necesarios para hacerlo y le aconsejamos a que no espere al bajón de las temperaturas; tomar medidas cautelares de cara al invierno con nuestro sistema de calefacción le ahorrará probablemente algunos dolores de cabeza.
Es recomendable realizar al menos una vez al año un mantenimiento a los radiadores, para que estos realicen bien sus funciones. Especialmente al comienzo de la bajada de las temperaturas cuando comienzan a usarse por primera vez en la temporada. Estos sistemas tienen un conjunto de tuberías por las que circula el agua caliente manteniendo las estancias de su vivienda con el calor requerido. Suele ocurrir que el sistema se atasca por la acumulación de cal, óxido u otros residuos y aire, cuando esto ocurre la circulación de agua caliente no es homogénea con lo cual la emisión de calor es ineficiente, una de las soluciones a esta situación es normalmente purgar y limpiar el radiador.
Los síntomas de que en su sistema de calefacción puede haber aire acumulado se muestran cuando su radiador no se calienta de manera homogénea en toda la superficie, específicamente cuando se calienta más en la parte inferior que en la superior; y escucha ruidos de gorgoteo sobre todo cuando se pone en marcha. No obstante, si no detectara estas señales se recomienda purgar todos los radiadores cuando están una temporada sin usarse.
Ahora bien, ¿cómo purgar los radiadores? Puede ser de manera automática (se emplea generalmente en radiadores de aluminio) o manual, en este caso os explicaremos cómo purgar los radiadores de forma manual. Para los casos de radiadores con purgado automático el propio sistema lo realiza por sí mismo, aunque se debe estar atento.
Primeramente coloque un recipiente debajo de la válvula de purga con la finalidad de recoger el agua que podrá salir durante el proceso. El purgador siempre está colocado en el extremo opuesto de la llave de apertura y cierre del radiador, y situado en el lateral del radiador.
Gire la válvula o tornillo con un destornillador o llave especifica, pero le recomendamos que sólo un poco – pruebe con un cuarto de vuelta – con el objetivo de que deje salir el aire que pueda estar acumulado y no salga el agua repentinamente, ni en demasía; verá que en algún momento deberá comenzar a salir agua. Se suele dejar que salga agua un tiempo prudencial para garantizar que realmente se ha sacado todo el aire del sistema.
Cuando comience a salir agua puede cerrar la válvula de purga nuevamente y continuar con el otro radiador de casa.
Una vez hecho esto en todos los radiadores, compruebe el sistema en toda la casa. La presión del agua del sistema de calefacción debe haber disminuido, con lo cual deberá abrir el agua en el grifo de llenado – suele estar cerca a la caldera -, vigilando siempre el manómetro del panel de la caldera y esperar hasta que marque la presión necesaria; que para el caso de una vivienda de una planta se recomienda 1 bar o máximo 1.5 bares; y si fueran varias plantas entre 1.8 – 2 bares.
Cuando todo esté nuevamente en marcha, permanezca atento a los síntomas o señales que ya le hemos comentado; en caso de que estas persistan repita el mismo procedimiento. Sí durante la temporada de invierno los síntomas persisten o se repiten le recomendamos que revise su sistema puesto que debe tener alguna fuga.
En los casos en que su vivienda tenga varios pisos comience a purgar los radiadores de la planta alta, debido a que el aire suele acumularse en estas zonas. Si tiene un sólo piso es mejor comenzar por aquellos radiadores que están más cerca de la caldera debido a que es en donde llega primeramente el agua caliente por las tuberías y si existe en ellos aire se hace más difícil purgar correctamente el resto del sistema de su vivienda. Con el paso de los años, lo más probable es que el aire se acumule siempre en los mismos puntos, así que le será más fácil detectar donde están los problemas y purgar los radiadores, no obstante se recomienda purgarlos todos.
El objetivo de purgar los radiadores es eliminar el aire acumulado y es una práctica muy sencilla que ofrece visibles resultados en el rendimiento de su sistema de calefacción. Es importante para purgar los radiadores bien, abrir la válvula poco y muy lentamente y esperar a que salga el aire que pueda estar acumulado.

Coméntanos algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s